29.5.07

Y cuál tendría Julio, ahora

¿Y ahora, por ejemplo,
cuál tendría Julio, ahora?
Tendría uno que soporte
los achaques ansiosos de un gato
un Nokia 1100, por ejemplo
Motorola C 115
algo monocromo y urbano
vulnerable al agua

¿Y Ernesto, cuál tendría?
uno viejo, pesado
con la antena rota
Ernesto usaría un StarTac
justo antes de meterse en la cama

Horacio, quizás, mataría un hijo
por un Samsung plateado
mataría por una llamada
que le hiciera rebotar un rugido
salvaje, cerca de la oreja

Porque quién no, pregunto,
los tendría cerca
Todos, hoy, los tendrían cerca

Onetti con su Siemens gris del humo
Adolfito cambiándole la carcaza
Victoria presumiendo de un blanco
polifónico, más claro que una taza de té

¿Y Georgie?
¿Se pensaron que me olvidaba de algo?

Georgie desde lejos, por supuesto
lejos con su V3 black, celular de ciego
bastón en mano, cinta multicolor
prendida del corbatero
todos, bien lejos de Georgie
que en su banco del parque Lezama
usaría el bluetooth
para bajarse la muerte
programar el ringtone del olvido
y luego cerrarse la tapa

(Rodolfo, eso sí,
hablando de un público)

5 comentarios:

Lunita dijo...

yo creo que va siendo hora de que deje de pensar que el mundo está loco por el celular, y acepte su propio fanatismo. Digo... jiji

m dijo...

estoy completamente de acuerdo con usted, Lunita

Vigna dijo...

creo, lunita, m, que nosotros (ustedes, yo) estamos dentro del mundo.

Lunita dijo...

bueno, yo a veces creo que no... (y no pienso caer en el chiste fàcil por la luna, ok???)

f i c o dijo...

Y Puig, claro, él tendría un iPhone sin duda: sensible, sofisticado y lleno de cine para esconderse en el baño e imaginarse hablando con estrellas apagadas