2.8.07

Hermoso poema de Eloísa Oliva

en un baldío olor de hojas quemadas

estoy lejos pero está
el cuadrado que era el patio, la montaña
dorada que los álamos
nos entregaban en abril

y antes de que el fuego se coma este recuerdo
mis hermanos y yo trepamos hasta el muro

(un salto y el rebote sobre el colchón)

restos de escarcha en la tarde de humo

nuestro aliento tiembla en el aire
perforando la tristeza que habíamos heredado



(leído en Casa 13, el último domingo)

1 comentario:

Jaramillo dijo...

Ya te pusiste melancólico, ¿ves?